• Las Tecnologías de la Información vienen siendo instrumento clave
    de eficiencia y eficacia en procesos de negocio:
    detección de demanda, producción, distribución, logística…

  • Ahora aparece un nuevo reto: Los medios sociales, la tecnología
    y la movilidad están cambiando drásticamente el panorama minorista

  • ¿Está tu empresa preparada para seguir con éxito a esa legión
    de exigentes nuevos consumidores de moda?

La Tecnología y las Redes Sociales están acelerando la velocidad de los cambios en el mundo de la moda

Mucho ha evolucionado a lo largo del tiempo la venta de moda. Actualmente la democratización de la información -cada vez cuesta menos y es más fácil producir contenidos, acceder a ellos y almacenarlos- está acelerando el ritmo de los cambios sociales lo que indefectiblemente, provoca cambios más o menos disruptivos en el modo de consumir de los clientes.

Y siguiendo con las democratizaciones que han cambiado hábitos de consumo no hay más que fijarse en como desde hace años los grandes minoristas han venido democratizado la moda haciéndola accesible y asequible a un gran número de clientes. Hoy, yendo más allá de los Wearables, el reto tecnológico y de marketing al que se enfrenta la industria de la moda es el de la construcción de una experiencia de cliente capaz de dar respuesta a esa nueva forma de consumir.

Los minoristas están buscando maneras de replicar en el mundo digital la experiencia de la tienda

Seducir a los clientes de las tiendas físicas y online es un reto para marcas y distribuidores. La aplicación de nuevo conocimiento –obtenido a través de herramientas informáticas- para el desarrollo de productos y modelos de operaciones hace posible la evolución del negocio hacia un modelo más centrado en el cliente.

Son necesarias nuevas experiencias de compra a través de los diferentes canales, porque definitivamente, los clientes ya no compran productos, compran sensaciones y emociones.

Sin embargo, esta relación emocional con la moda no es fácil de incorporar en el modelo de relación con el cliente.

Personalización y marketing emocional, ineludibles en el campo de la moda

La mayoría de las decisiones de compra se basan en sentimientos y en la creación de una conexión emocional con el consumidor, pero si hay un sector donde este hecho adquiere una mayor dimensión es en el de la moda. Porque moda es más que ropa, marcas o tendencias. La moda es cuestión de estilo, es una forma de auto-expresión, es una declaración de cómo nos sentimos emocionalmente en un determinado momento.

Minoristas y marcas son conscientes de que tienen que centrarse más en la relación con los clientes que en los productos. El acceso a grandes volúmenes de datos y nuevas tecnologías de marketing son las herramientas indiscutibles que permitirán dar a los clientes el toque personalizado que están esperando.